Carnaval en Brasil

Newman y yo hemos pasado un par de semanas en Brasil. Primero fuimos a Salvador de Bahía, donde el legado de los esclavos

Praia do Forte. La playa es bonita, pero no es buena para bañarse

Divinidades yorubas en un parque

yorubas (de Nigeria y Benín) se mantiene vivo en las tradiciones del candomblé, y la memoria colectiva recuerda a divinidades yorubas de las que en Abuja ya no se oye hablar. Hay dos comidas nigerianas muy famosas en Salvador, allí llamadas “acaraje” (una especie de chulas hechas con alubias que en Nigeria se comen solo para desayunar) y “abara” (una masa hecha de

típicas bahianas haciendo acaraje

alubias). ¡Y la capoeira! Tuvimos la oportunidad de practicar un poquito en la calle, con uno de los grupos que tocan y bailan para los turistas. A Newman también le llamó mucho la atención el “futevólei”, una especie de vóleibol en la que no puedes tocar el balón con las manos; se juega mucho en las playas.

En Río de Janeiro subimos al Cristo Redentor, por supuesto. Suele estar cubierto de niebla, así que tuvimos que ir uno de esos días en que no se veía la cumbre de la montaña. Afortunadamente, pudimos disfrutar de las vistas desde un mirador que hay antes de llegar a la montaña nublada.

―A mí no me importa las vistas ―decía Newman―. Yo quiero ver el Cristo y se verá a pesar de la niebla.

¡Pero no! Son 30 metros de estatua, y la niebla era densa… Al principio solo veíamos la sombra de la estatua como si fuera un fantasma. Esperando esperando logramos ver un poco mejor los rasgos del rostro y la túnica, sacar algunas fotos y volver a descender la montaña.

Lo mejor en Río de Janeiro fue el Carnaval. El que se ve en la tele, el de las chicas con grandes trajes de plumas bailando salsa, no se hace en la calle, sino en el sambódromo. Hay que sacar las entradas con antelación y nosotros no lo habíamos hecho. Además es un espectáculo nocturno y nosotros no podíamos perder el autobús que nos llevaba al hotel, lejos de Río porque dos semanas antes ya los precios de los hoteles en la ciudad estaban por las nubes. Pero pudimos pasearnos entre las carrozas antes de salir, y ver a los artistas llegar con sus trajes coloridos, y ver las primeras carrozas que entraban en el sambódromo rodeadas de decenas de personas con trajes idénticos.

Pero eso no es todo el Carnaval de Río. Decenas de grupos de diferentes estilos musicales tocan a lo largo de varios días en las calles, ya sea sobre un escenario o caminando por las calles, rodeados de una marea de gente que baila, que grita, que se divierte con collares y diademas de colores. De día o de noche. Hay calles que ya por la mañana se encuentran llenísimas de gente que respira la alegría del carnaval. Y bastan dos instrumentos para empezar a tocar samba, dos personas que empiecen a bailar samba y pronto más y más gente se irá uniendo hasta formar un buen grupo en medio de la calle.

Las casas que están más arriba suelen ser peores

En Río también fuimos a visitar las favelas, en una visita guiada. Nada que ver con las “favelas” de Nigeria; estas son casas, pequeñas y pegadas, caóticas, pero casas y no cabañas miserables como he visto en África. Y el mensaje del guía fue muy positivo: con el crecimiento económico de Brasil y las iniciativas sociales de Lula da Silva millones de personas han ascendido de las clases bajas a la clase media. Alquilar un comercio en las favelas es más caro que hacerlo en la ciudad. Y ahora hasta hay gente de clase media que se plantea comprar un piso en las favelas, porque ya es una zona más segura y habitable. Lula ha construido clínicas, escuelas, centros deportivos, nuevas viviendas… Y ha otorgado a cada uno la propiedad de las casas en las que hasta entonces vivían sin papeles.

Favelas

Acabamos nuestra visita a Brasil admirando las cataratas del Iguazú, maravilla de la naturaleza en el medio de tres países… Aunque solo pudimos visitar uno, porque las barreras que los humanos establecen no las cruzan por igual una española que un nigeriano  :-S

Recientemente he descubierto esta página web, donde las ONGs venden objetos donados que no necesitan, para aprovechar lo que tal vez nosotros necesitamos:

www.socialbid.es

Futevólei

Echan harina de "cassava" a las alubias

Haciendo capoeira

Salvador de Bahía durante el Carnaval

Ascensor en las calles de Salvador

Traje típico de las bahianasPalacio de verano de los reyes de Portugal, cuando se escaparon a vivir en Brasil por culpa de las conquistas napoleónicas

Cataratas del Iguazú

Explore posts in the same categories: Uncategorized

2 comentarios en “Carnaval en Brasil”

  1. Angélica Says:

    ¡¡Vaya viajazo!! ¡¡Se os ve felices, me alegro muchísimo por los dos!! Cuánta razón tienes… En cuanto se juntan dos que no son del mismo país, cruzar fronteras juntos es casi imposible…

    ¡¡¡Un beso muy fuerte para ambos desde Barcelona!!!

  2. Victor Says:

    Hola, querida Mónica:

    Te quiero un montón y de nuevo felicidades para tí et ton mari, Newman! Me encanta verte feliz, siempre tan abierta a tantas culturas, mi querida ciudadana del mundo!

    Ojalá puedas pasarte por Madrid y así conocer a ton mari. Gracias a tí me he puesto a leer sobre Nigeria. Eres nuestra mejor corresponsal!!!!!!!!!

    Tu amigo q


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: