Visita a Bangkok

 

Marioneta

         Recuerdo que cuando era niña vi en el 1, 2, 3, el programa de televisión, un reportaje sobre Tailandia que me fascinó. Y después de tantos años por fin he podido visitar un pedacito del país y he podido fascinarme en persona. He estado en Bangkok para participar en un congreso sobre traducción, y me quedé unos días más a ver esa linda ciudad.

         Una semana no da para mucho, así que no pude ver la zona rural, menos desarrollada y más tradicional. Lo que me encontré es una gran ciudad con altos edificios, muchos coches y centros comerciales. El tren y el metro, muy modernos, conviven con los tukutuku, cochecitos de tres ruedas que funcionan como taxis.

Las fotos de los reyes se ven por las calles

         El congreso era en un hotel de lujo, y el primer día tuvimos la visita de la princesa de Tailandia. Sonó el himno real, nos levantamos todos y allí llegó ella. Se quedó a un par de conferencias y luego se fue. Pero eso sí, cada persona que se acercaba a ella a llevarle algo o a ofrecerle un vaso de agua lo hacía de rodillas…

         Lo que más me ha gustado de Bangkok son los templos budistas.

A los monjes budistas no se les puede tocar

 Hay muchísimos, pero no me cansé de visitarlos uno por uno. Mejor que describirlos, os dejo unas pocas fotos. También me ha gustado mucho el paseo por el río, desde donde el agua da otro aspecto a la ciudad. Bueno, más que un paseo en teoría era un autobús, porque los barcos se usan para llegar de un lado a otro de la ciudad por unos precios de risa.

         Sí, las cosas eran en general baratas. Como ya están muy acostumbrados a los turistas no son tan baratas, pero también depende de lo que quieras exprimirlos cuando regateas. Eso sí, un plato de comida no pasaba nunca de los 4 euros, ni en los restaurantes finos, y la última vez que cené allí, en una terraza en la calle, pagué 0,75 euros por un plato de tallarines con carne y verduras. ¡Mmmmm!

         Otra cosa que me fascina es el folclore. Los trajes que llevan para bailar y las danzas tailandesas son de lo más vistoso. A los extranjeros del congreso nos regalaron una entrada para ver un espectáculo de marionetas, donde nos presentaron el repertorio de danzas y luchas tradicionales. ¡Qué bonito fue!

         La lengua era un problema, es cierto. No todos hablan inglés, ni yo hablo tailandés. Ni siquiera podía leer sus caracteres. Una vez preguntamos a un empleado de autobús qué línea teníamos que tomar para la Montaña Dorada (un templo que se veía desde mi habitación). Nos llevó en su autobús pero a los cinco minutos nos dejó en el punto de partida. Entonces nos dijo que tomáramos la línea 1, que nos llevó bastante lejos de donde queríamos ir…

         El último día me hice una escapada al mercado flotante de un pueblo donde el medio de comunicación tradicional es el río. Así que los aldeanos llegaban en sus canoas con la fruta para vender a compradores que también se movían en canoas. Ahora el mercado se hace más para turistas que para la gente local, pero no deja de ser vistoso y original.

         Y para cerrar mi visita, no podía venirme sin haber experimentado un masaje tailandés. Hay muchísimos sitios donde lo hacen, y además te hacen un masaje con vapor, otro con pescados que te comen las pielecillas de los pies, otro más relajado… Y también está el masaje tailandés, donde más que los dedos usan los codos, y a veces también los pies. Yo que estaba bastante bien salí de allí con la espalda dolorida  :-S

         Conocí en Bangkok a una francesa que se iba a pasar tres meses de vacaciones entre Tailandia, Laos, Birmania y Vietnam. No era la primera vez, y como turista experimentada se quejaba de lo turístico que era Bangkok, donde más que lo genuino se encontraba todo lo que se pudiera vender a los turistas. Y tiene razón, lo mejor es poder ver y experimentar cómo vive la gente local de verdad. Pero lo lamentable no es que haya tantos turistas, ya que eso supone una fuente de ingresos importante, y eso los españoles lo sabemos. Lo lamentable viene cuando los turistas quieren mantener ciertas costumbres y comodidades de sus países de origen, y cuando los lugareños aceptan cambiar su realidad para ofrecer lo que los turistas están buscando. ¿No creéis?

         Como ya os he hablado del turismo responsable en otra ocasión, solo repito el enlace…

http://www.setem.cat/generales.php?id=15&ids=82&idsb=131&lg=es

Teatro

Pinturas murales junto al templo del Palacio Real

Palacio real

Explore posts in the same categories: Uncategorized

One Comment en “Visita a Bangkok”

  1. Sun Says:

    What a beautiful picture!🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: